Volcán Lonquimay

El volcán Lonquimay corresponde a un pequeño estratovolcán simétrico -con un cráter elíptico de 700 metros de diámetro en su eje mayor- formado principalmente durante los últimos 80 mil años. Está compuesto por un estratocono principal y por una cadena de centros adventicios más pequeños presentes hacia el noreste a lo largo de una fisura de 8 km de longitud y orientación similar denominada ‘Cordón Fisural Oriental’. A lo largo de su evolución el volcán ha producido flujos de lava, flujos piroclásticos, flujos laháricos y caída piroclástica, esencialmente de composición andesítica, aunque composiciones andesítico-basálticas y dacíticas también han estado presentes. Las coladas de lava alcanzan incluso el río Cautín, distante a más de 18 km del volcán; se han reconocido depósitos de flujo piroclástico de hasta 10 km de alcance, emitidos hace no más de 2.000 años; los depósitos laháricos se concentran en torno al río Colorado hasta una distancia de 8 km y los depósitos de caída se localizan hacia el este y sureste principalmente. El Cordón Fisural Oriental consta de una docena de cráteres, fisuras de no más de 1 km de largo, conos piroclásticos y domos. Las lavas varían composicionalmente de andesitas-basálticas a dacitas, aunque las últimas erupciones han evacuado esencialmente andesitas.