Tramos Sugeridos

Contenido

Tramos Sugeridos

Tramos Sugeridos 1 - De Lican Ray a Coñaripe y Liquiñe Este tramo corre por detrás de los volcanes Villarrica y Quetrupillán, con inigualables vistas a montañas, lagos y volcanes. Se le conoce como “Ruta de la Salud”, ya que en el camino es posible visitar una serie de centros de termales con aguas de propiedades medicinales. Saliendo de Lican Ray por la Ruta T-95-S, hay que ir bordeando el precioso lago Calafquén, con 120,6 km2 de superficie, playas de arena volcánica y aguas de color azul-verdosa, con temperaturas de 9,6 grados Celsius en invierno y 22 grados Celsius en verano. Siempre por pavimento, el camino avanza por la ribera y en el kilómetro 19 llega al pueblo de Coñaripe, lindo balneario lacustre, con una costanera flanqueada por coníferas y una creciente oferta de servicios turísticos. Aquí funcionó uno de los principales puertos madereros de la zona, a comienzos del siglo XX, cuya producción era transportada por estos lagos a bordo de pequeños vapores. En 1964, el pueblo fue arrasado por una erupción del volcán Villarrica, que causó el derretimiento de la nieve y la crecida de esteros y ríos, que dañaron caminos, puentes y viviendas. Sin embargo, Coñaripe logró reconstruirse, claro que a un kilómetro de su ubicación original. En el sitio antiguo un monumento recuerda a las víctimas de la tragedia. Desde Coñaripe es posible continuar hacia el norte, tomando el camino señalizado que lleva hacia al Parque Nacional Villarrica, donde se encuentran tres centros termales y el acceso al sendero que lleva al glaciar Pichillancahue . Pero la idea para este tramo consiste en pasar Coñaripe y llegar, siempre por pavimento, hasta el cruce con la Ruta CH-201, que viene desde el lago Pullinque, al sur del lago Calafquén. Este es el inicio de la llamada “Ruta de la Salud”. Desde aquí en adelante, el camino es de ripio, en buen estado. Avanzando hacia el este, el siguiente hito es el lago Pellaifa, un pequeño lago de origen glaciar, con 7,2 km2 de superficie. Ponga atención en las puntas de los árboles que asoman sobre el agua: son los vestigios de que aquí antiguamente hubo una zona habitada y un bosque, que quedó sepultado tras el terremoto de mayo de 1960, el más grande registrado en la historia de la humanidad (9,6 escala de Richter). En el kilómetro 6,3 desde Coñaripe comienza la impresionante cuesta Los Añiques, un empinado camino que se mete entre frondosos bosques y regala vistas espectaculares al volcán Villarrica y el lago Pellaifa. Tenga precaución con las curvas. Una vez terminada la cuesta, llegará a las Termas de Coñaripe (www.termasconaripe.cl), centro termal inaugurado en 1991 sobre un terreno pantanoso, que cuenta con piscinas techadas y al aire libre, baños de barro, hotel, spa y restaurante. El complejo es buena base para explorar el lago Pellaifa y alrededores. Desde allí sale un corto camino que conduce a las Termas de Eco Pellaifa (www.ecotermaspellaifa.cl), que cuenta con dos piscinas, una abierta y otra techada, y otra de barro termal. También tienen alojamiento y organizan actividades por la zona, como trekking y cabalgatas. Volviendo a la Ruta CH-201, en 45 km se llega al cruce con la ruta T-29, que baja hacia el sur. Ésta comienza en la pequeña localidad de Quilmio y avanza por la exuberante selva valdiviana. Es uno de los trayectos más fotogénicos del circuito, pues se logran vistas espectaculares al volcán Villarrica, el valle fluvial contiguo y finalmente al lago Neltume, de 890 ha, que cuenta con una bonita playa, zona de camping y algunas cabañas, con vistas al volcán Mocho Choshuenco de fondo. Si no se toma ese desvío, la ruta continúa hasta Liquiñe, un pequeño poblado campesino mapuche que destaca por su artesanía, sobre todo de vajillas de madera de raulí, tallada con una herramienta llamada azuela. En las afueras del pueblo se encuentran las Termas de Río Liquiñe (www.termasrioliquine.cl), que tiene una gran piscina termal, con aguas a 45 grados Celsius y cabañas con hidromasaje termal, entre otros servicios. También organizan excursiones por los alrededores. A lo largo de este mismo camino que va hacia la frontera, se puede llegar a otros pequeños centros termales, de menor infraestructura, como las Termas de Manquecura, Rayenco, Punulaf, Trafipan, Carranco y Don Hipólito Muñoz. El final posible de este trayecto es el Paso Carirriñe, que está a 20 km de la localidad de Liquiñe. Este paso conecta con las localidades argentinas de Junín y San Martín de los Andes. Su funcionamiento está sujeto a las condiciones climáticas. Cuando está operativo se recomienda circular en vehículos todo terreno (Más información en tel. 63 / 233 3063; www.pasosfronterizos.gov.cl). 2 - De Lican Ray a las termas del volcán Villarrica Este tramo es una alternativa que se desprende de la ruta anterior y que permite conocer cuatro centros termales de gran belleza natural, enclavados en un exuberante cajón cordillerano, en la falda sureste del volcán Villarrica. Conecta hacia el norte con el Circuito Araucanía Lacustre, en el sector de Palguín. Hay que salir de Lican Ray hacia Coñaripe. Allí se debe tomar el camino al norte (bien señalizado) que conduce al Parque Nacional Villarrica. Es de ripio en buen estado, aunque presenta varias curvas en ascenso. Si llueve, maneje con precaución. Los atractivos de este tramo ya fueron descritos en el Circuito Araucanía Lacustre, en sentido norte-sur (ver Tramo 6, página 52). De sur a norte, aparecen primero las Termas Vergara (www.termasvergara.cl). Luego está uno de los imperdibles del Circuito Sietelagos: las exclusivas Termas Geométricas (www.termasgeometricas.cl), enclavadas en un cajón cordillerano de gran belleza; y más arriba las Termas El Rincón (www.termaselrincon.cl). Siguiendo por esta ruta se llega a la Guardería Chinay del Parque Nacional Villarrica y, más adelante, al Sector Quetrupillán, donde comienza el sendero al glaciar Pichillancahue, uno de los más accesibles del volcán Villarrica. Finalmente, este tramo concluye en el sector de Palguín, donde están las termas del mismo nombre y los notables Saltos del Léon y La China. 3 - De Lican Ray a Panguipulli y el lago Riñihue Este tramo conduce a la ciudad más grande del Circuito Sietelagos, pasando por lindos campos sureños, con notables vistas hacia el lago Panguipulli y sus islas. Se debe salir desde Lican Ray por la ruta costera que bordea el lago Calafquén por el oeste, y luego bajar hacia el sur. En el kilómetro 22 está el caserío de Chaura. Desde allí sale un camino de 5 km que conduce al balneario de Calafquén, en la ribera sur del lago, donde hay casas de veraneo privadas. Pasado Chaura, el camino conecta con la Ruta T-225, que en 14,5 km lleva al sector de Huellahue, donde está el cruce con la Ruta CH-203, que conduce a la ciudad de Panguipulli. Cabecera de la gran comuna del mismo nombre, Panguipulli tiene alrededor de 32.000 habitantes y se le conoce como la “Ciudad de las Rosas”, por la abundancia de estas en calles y plazas. En el pasado fue punta de rieles del ramal ferroviario que venía desde Lanco. Panguipulli era la base desde donde salía gran parte de la producción maderera proveniente de los valles interiores, que era transportada a través de los lagos por barcos a vapor alimentados a leña. Hoy, por su ubicación, se ha convertido en un importante centro de actividad turística, comercial y de servicios. La ciudad está a orillas del lago Panguipulli, que desagua en el lago Riñihue a través del río Enco, y tiene una superficie de 116 km2. Al igual que los demás lagos que conforman este circuito, forma parte de la cuenca hidrográfica del río Valdivia, que va desde la bahía de Corral hasta San Martín de los Andes (Argentina). Entre los lugares para visitar en Panguipulli destaca su costanera, donde está el Monumento a los Forjadores y Fundadores de Panguipulli, que representa a un mapuche, un misionero capuchino y un pionero. En la plaza, además, se encuentra la bella Iglesia Parroquial, de estilo suizo, que fue construida en 1947 por el padre capuchino Bernabé de Lucerna, también autor del hospital y del edificio consistorial de la ciudad. Los capuchinos fueron fundamentales en el desarrollo de la ciudad, pues a comienzos del siglo XX constituyeron el primer asentamiento formal en este territorio, después del originario mapuche. La calle principal de Panguipulli baja suavemente hacia el lago, donde se encuentra el balneario municipal, muy concurrido en verano. Otro balneario famoso es Playa Chauquén, en la península, a la que se llega bordeando el lago por el sur. Cuenta con cabañas y campings. Un poco más al sur aparece la atractiva Playa Monje, donde existe una interesante oferta de arriendo de casas y chalet para vacaciones. Retomando camino hacia el sur, ahora por la Ruta T-39, en 18 km desde Panguipulli llegará al caserío de Ñancul. Tome el cruce hacia el sur (Ruta T-415), que en 7 km conducirá al desagüe del lago Riñihue (cuyo punto exacto solo es accesible a pie). Este es el lugar donde nace el río San Pedro, que es en definitiva el gran cauce que desagua toda la gran hoya hidrográfica de este circuito. El San Pedro desemboca a su vez en el río Calle-Calle, ya en Valdivia, que llega hasta el Océano Pacífico. En el sector del desagüe existe un pequeño balneario público con orilla de lago, desde el cual es posible tener una espectacular vista panorámica del lago Riñihue y de la Cordillera de los Andes. 4 - De Panguipulli a Puerto Fuy Este es uno de los tramos más espectaculares y representativos de toda la Ruta Escénica Lagos & Volcanes, pues además de regalar vistas notables del paisaje lacustre cuenta con muy buena infraestructura vial, señalética y miradores. El camino va bordeando la ribera norte del lago Panguipulli. En el kilómetro 10 se llega a un primer desvío posible, a la izquierda: es el comienzo de la Ruta CH-201, que conduce al lago Pullinque. Es un lago pequeño, con varios islotes, cuyo nivel fue aumentado artificialmente para el uso de la central hidroeléctrica del mismo nombre. La CH-201 conduce al pueblo de Coñaripe, desde donde se puede hacer la “Ruta de la Salud” (ver Tramo 1) o ir a las termas detrás del volcán Villarrica (ver Tramo 2). En el valle del Pullinque se alzan extraños montículos de piedra y arcilla, depositados en los ríos que corrían bajo los glaciares. Si no se toma el desvío, se continúa por la Ruta CH-203, siempre por pavimento, que es un espectáculo en sí mismo. Las vistas hacia el lago Panguipulli y el volcán Mocho Choshuenco, son notables. Además, el trayecto cuenta con cuatro miradores especialmente habilitados para detenerse a sacar fotografías o hacer picnic. También tienen paneles informativos sobre la ruta. Estos miradores son: Mirador Rucatrehua (km 20), Mirador Isla Gabriela (km 22), Mirador Puñir (km 23) y Mirador Toledo (km 27), el más equipado de todos. Esta parte de la ruta CH-203 está rodeada por densos bosques nativos siempreverdes, que acompañan prácticamente todo el trazado hasta llegar al puente sobre el río Llanquihue. Más adelante, un cruce señala dos opciones: a la derecha lleva a la localidad de Choshuenco (ver descripción en Tramo 5); a la izquierda se va hasta Puerto Fuy y el lago Pirehueico. Siguiendo por la izquierda, hay que pasar el puente sobre el río Fuy, que corre dentro de un cajón. En 400 metros verá un desvío señalizado hacia el lago Neltume (ver descripción en Tramo 1). Pero el objetivo es continuar por la CH-203. Así, el siguiente gran hito natural son los Saltos del Huilo Huilo. Hay un desvío señalizado a la derecha, que ingresa por un pequeño puente sobre el río Fuy. Se debe pagar ingreso para visitar estas bellas cascadas: Saltos del Huilo Huilo tiene 37 metros de altura; pero hay otra, el Salto del Puma, a la que se llega tras unos 15 minutos de caminata, por pasarelas de madera. Los saltos forman parte de la Reserva Biológica Huilo Huilo (www.huilohuilo.com), un área de protección privada de 60.000 ha que combina conservación y proyectos inmobiliarios, y que se ha transformado en un imán del turismo internacional. Con servicios de lujo, destaca por sus cuatro complejos hoteleros de particular diseño, y además cuenta con cabañas, departamentos, camping y restaurantes. La reserva es base para explorar toda esta zona a través de actividades como trekking, cabalgatas, rafting, canopy y excursiones al volcán Mocho Choshuenco, donde incluso cuenta con un pequeño centro de montaña y esquí. También tiene un Museo de los Volcanes y una cervecería artesanal. Volviendo a la CH-203, en un kilómetro más llegará a Neltume, un pequeño pueblo cordillerano que nació como campamento maderero a fines del siglo XIX. Tiene una ubicación privilegiada, en el valle del río Fuy, y gracias a su cercanía con Huilo Huilo ha tenido un incipiente desarrollo turístico en los últimos años, con el surgimiento de diversas cabañas, hostales y sitios de cámping. Es un pueblo de artesanos en madera, quienes han hecho unas atractivas esculturas a partir de troncos de coigüe, que decoran el pueblo. Tiene un amplio parque llamado “Raíces de Neltume”, que alberga diversas instalaciones, como una plaza de juegos infantiles, locales de información turística y puestos de venta de miel y mermeladas. Otro rasgo interesante de Neltume es su particular historia política y guerrillera, que se remonta a los años 80, cuando el gobierno militar de Augusto Pinochet privatizó los antiguos campos madereros que años antes, durante el mandato de Salvador Allende, habían sido reunidos en una sola empresa estatal. Entonces, algunos pobladores de Neltume crearon un foco guerrillero que pretendía derrocar al régimen, pero fueron abatidos por boinas negras del Ejército y organismos de inteligencia. Un monolito en el pueblo recuerda a esos combatientes caídos, y también existe el Museo y Memoria de Neltume, que cuenta esta historia. Pasado Neltume, en 6 km más se llega a la localidad de Puerto Fuy, en el cabezal norte del bello lago Pirehueico, rodeado de bosques nativos, con especies como coigüe, mañío, notro y ulmo, que llegan hasta su orilla (una característica que otros lagos de la zona, como el Calafquén o Panguipulli, no tienen: en sus riberas se ven sobre todo pinos y eucaliptus). En Puerto Fuy hay algunas opciones básicas de alojamiento y alimentación, además de un sofisticado hotel boutique. El fuerte de la zona son sus excursiones de pesca, el rafting y el kayak, pues el río tiene rápidos nivel III y IV. Desde Puerto Fuy se puede cruzar a Argentina a través del Paso Hua Hum, lo que implica navegar en barcaza el lago Pirehueico hasta la ínfima localidad de Puerto Pirehueico, en la ribera oriental del lago, donde solo vive una decena de personas. Este es, sin duda, uno de los pasos fronterizos más lindos de Chile y, además, permanece abierto todo el año, independiente de las condiciones climáticas. La navegación dura una hora y media y es, ciertamente, una experiencia imperdible. Más información en www.barcazahuahum.com 5 - De Panquipulli a la Reserva Nacional Mocho Choshuenco Este tramo es la alternativa al Tramo 4 y sigue la misma ruta CH-203, que bordea la ribera norte del lago Panguipulli. La diferencia con el Tramo 4 es que, una vez pasado el puente sobre el río Llanquihue, en vez de seguir hacia Puerto Fuy, hay que tomar el desvío señalizado a la derecha que conduce a Choshuenco, una pequeña y hermosa localidad rodeada de bien cuidados campos ganaderos. De Panguipulli a Choshuenco hay 47 km. Muy concurrida en verano por sus playas, Choshuenco tiene una buena oferta de alojamientos, restaurantes y excursiones por los alrededores, en especial de pesca deportiva. Puerto de salida de la madera que venía a los valles interiores y que era llevada a Panguipulli, Choshuenco conserva un valioso testigo de esa época: el histórico vapor Enco, que se encuentra varado en la playa, con evidente deterioro, que espera por un proyecto de conservación. Su historia es comparable al famoso relato de Fitzcarraldo, pero en el sur de Chile. Construido en 1908 en Bremen, Alemania, de estructura metálica, sirvió para la marina de guerra alemana durante la Primera Guerra Mundial. En 1940 fue comprado por la empresa chilena Transandina y traído hasta Valdivia, desde donde fue llevado a Riñihue en ferrocarril, dividido en tres partes (que luego fueron ensambladas). Trabajó durante 10 años como transporte de carga de madera en el lago Riñihue, y en 1950, comprado por otra firma, pasó al lago Panguipulli. Dicha tarea fue una hazaña titánica, pues obligó no solo a esperar la crecida máxima del río Enco, que conecta ambos lagos, sino arrastrarlo luego por 3 km en tierra, siguiendo una huella en el bosque, ya que por entonces no existían caminos. De hecho, al abrirse la ruta Panguipulli-Neltume, la demanda por el servicio de este barco bajó tanto, que terminó haciendo viajes menores y, finalmente, apagó sus calderas en 1986. Desde la salida sur de Choshuenco sale un camino de 15 km que sigue el curso del río Enco, desagüe del lago Panguipulli. Es una sinuosa ruta, flanqueada por bosques, que ofrece lindas vistas al volcán Mocho Choshuenco, pero lamentablemente no alcanza la ribera este del lago Riñihue. Dos kilómetros antes del fin de este camino está el cruce que lleva al volcán, hito mayor de la Reserva Nacional Mocho Choshuenco, con 7.357 ha de superficie. Cualquier vehículo puede llegar hasta el kilómetro 4, desde donde se obtienen vistas al lago Riñihue. Pero para seguir más allá, solo se recomienda hacerlo en un 4x4. Cinco kilómetros más adelante se encuentra el río Blanco y un puente colgante que conduce a la administración de la reserva. 6 - De Panguipulli a Futrono Este es el enlace entre el Circuito Sietelagos con el Circuito Lago Ranco. Si bien tiene varias alternativas, una posibilidad para hacerlo consiste en salir desde Panguipulli y tomar la Ruta T-39, en dirección al desagüe del lago Riñihue (ver descripción Tramo 2). Al llegar al caserío de Ñancul, hay que tomar el desvío a la derecha, que va hacia Dollinco. Siguiendo por la Ruta T-39 (en dirección a la ciudad de Los Lagos, en la Ruta 5 Sur), a la altura del kilómetro 37, en el sector de Quinchilca, el camino conecta a la izquierda con la Ruta T-45, que lleva a la localidad de Folilco y al pueblo de Riñihue, en la ribera oriente de este lago. El pueblo cuenta con algunos servicios básicos, hospedaje y alimentación, y es base para hacer cabalgatas, pesca deportiva y deportes náuticos. Hay un camino de tierra que flanquea el lago Riñihue por unos 30 km. No es posible seguir más allá. Si no se toma el desvío al pueblo de Riñihue, la opción es pasar Quinchilca y, antes de llegar a Los Lagos, doblar hacia la izquierda (sur) por la Ruta T-55, que en 60 km más conducirá a la ciudad de Futrono y al siguiente circuito de la Ruta Escénica Lagos & Volcanes.